4 de mayo de 2014

Down, down, down.

A veces pienso en el tiempo que me costó darte un abrazo. No recuerdo la cifra exacta pero fueron meses. Y yo que pensaba que eras la persona más difícil el mundo y voy y me entero que mientras yo trataba de conquistar la cima de tu Annapurna otros llevaban meses mojándose en tus playas.

Supongo que ya no tiene sentido sufrir por tu derrota, ni pensar que inundé este mismo espacio de líneas que hablaban de ti, de todos esos radares que saltaban al paso de mi corazón desbocado o de la desgracia rubia que siempre fuiste, con sonrisa de lado. Pero cómo negar que todavía sonrío al recordar tu risa cuando atardece y Madrid ahoga recordándome que aprendí a disfrutar de la soledad un poco más. Hoy me parecen una terrible pérdida de tiempo aquellos mensajes tratando de convencerte de que creyeras en ti, el tiempo demostró que tú ya creías en ti, sólo que no conmigo. Debería haberme guardado esos mensajes para mí, para recordarme que tan sólo eras una más a la que daba una importancia inmerecida.

Supongo que al final mi historia se repite y me empeño en imaginar historias que nunca llegan a escribirse. Que vacío tercios de vida y que todas las mujeres me saben a cerveza, aunque sólo sea la segunda la que se queda siempre. Fiel compañera de mis noches eternas.

¿Cuántas veces puede quebrarse un corazón hasta que el daño sea irreparable? Tal vez no exista un límite, o ni siquiera sea algo que se pueda romper porque ni siquiera exista, quizás todo sea mentira y el corazón sean los padres. No lo sé.

Podría ser que creo firmemente en aquella frase de Gala que decía "el amor es una amistad con momentos eróticos" aunque mi experiencia me haya demostrado justamente lo contrario. En fin. No cejaré en mi empeño de estrellarme contra todos los muros posibles, alguno, digo yo, aunque sea por descarte, será de cartón.

Mientras tanto me quedan los recuerdos, los atardeceres, las cartas, la poesía, la música. Al fin y al cabo cada uno se mata como quiere. Y yo siempre estoy abocado a matarme pensando en ti cuando Peter Bradley cierra canciones cantando "down, down, down."

Imagen:"Feathers and Down" by Zuhal Koçan

24 Comentarios:

  1. Up up up...Resistirás y lo superarás...¡Claro que lo harás!

    Un abrazo enorme! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, no pensé que había dando tanta sensación de hundimiento jajajaja. Tendré que revisar mis formas.

      Abrazos!!!

      Up, up, up

      Eliminar
  2. Un corazon se puede partir tantas veces.sean necesarias para repartirse. Cuando uno se da, inevitablemente se entrega a otro.
    Cuidate Oskitar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que no quede pastel... ¡¡En fin!! Seguimos en la brecha.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Alguno de esos muros esconderá detrás alguna maravilla inolvidable, y entonces dejarás de golpearte sin sentido en busca de un sentido que siempre es un enigam ante nuestros ojos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) claro que sí, es cuestión de tiempo y un poco de suerte.

      Eliminar
  4. Yo hay recuerdos que no cambiaría por ningún tipo de futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, hay cosas que están mejor en la memoria que en cualquier otro lado.

      Eliminar
  5. Me encanto el post! la verdad que ya no creo en el amor, quizás es como decís, el amor sea el "papa Noel" de los sentimientos. Yo me canse de dar amor, y no recibirlo. Me vacié. Deberé encontrar quien me llene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que en algún sitio "el amor" espera y que tarde o temprano aparecerá. ¡No te rindas!

      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Yo estoy sumergida en el amor, creo que todos necesitamos partirnos, hasta que las piezas queden esparcidas, para luego, en calma, rearmarnos, continuar, y encontrar lo que buscamos...
    Besos muchos Oski!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez tengas razón, después de partirse viene el rearmarse, a lo mejor con más fuerza.

      Besos!

      Eliminar
  7. Las historias de amor, sean de la duración que sean, no se olvidan porque su esencia permanece en aquellos lugares que las vieron nacer, crecer y desaparecer. Y eso aunque a veces nos destroce, es una suerte.

    Abrazos patunos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es amor cuando sólo fluye en un sentido, o deberíamos llamarlo putada?

      Aunque sea lo segundo sí, es una suerte tener la oportunidad de vivir cosas así, al menos te da para llenar un blog.

      Abrazopato.

      Eliminar
  8. Soñar, recordar y amar, a veces es lo que nos mantiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los juntaletras está claro que sí jejeje.

      Abrazos.

      Eliminar
  9. Soneto XVII

    Pensando que el camino iba derecho,
    vine a parar en tanta desventura,
    que imaginar no puedo, aun con locura,
    algo de que esté un rato satisfecho.

    El ancho campo me parece estrecho;
    la noche clara para mí es oscura;
    la dulce compañía, amarga y dura,
    y duro campo de batalla el lecho.

    Del sueño, si hay alguno, aquella parte
    sola que es ser imagen de la muerte
    se aviene con el alma fatigada.

    En fin, que como quiera, estoy de arte,
    que juzgo ya por hora menos fuerte,
    aunque en ella me vi, la que es pasada.

    Garcilaso de la Vega

    Sé que en poesía no eres demasiado de clásicos pero me has recordado a este de Garcilaso; y respecto al último párrafo, no se me ocurre mejor forma de matarse.

    Un abrazo!

    Pd: Up, up, up!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando iba al instituto (qué tiempos aquellos) tuve una profesora de literatura que amaba a Garcilaso, lo suyo era una devoción hacia él que superaba cualquier fenómeno de los grupos adolescentes. Sólo le faltaba llevar pegado su retrato en el cuaderno.

      No sé la de veces que habré medido la métrica de cada verso mientras la mujer cerraba los ojos y movía el pie ritmicamente como si escuchara una orquesta celestial. Suena peliculero y lo es, pero así es como recuerdo la clase jajaja.

      Tiene un aire a mi texto pero con un olor de varios siglos antes, pero por dios, ojalá yo no fuera este hombre en otra vida, me daría un jamacuco.

      Abrazos!!

      Eliminar
  10. Y yo me muero cada vez que te leo. Eres un grande, Oski. Me quedo con esta frase, simple y llanamente porque me ha hecho estremecer: "Al fin y al cabo cada uno se mata como quiere. Y yo siempre estoy abocado a matarme pensando en ti".

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que eres una grande :-)

      Supongo que es la típica frase que te sale de tan adentro que parece que has vomitado un diccionario, ojalá no hubiera que matarse pensando en nadie, pero en fin, así es la vida, que siga el espectáculo.

      Abrazos grandes, amiga.

      Eliminar
  11. Tres cosas tengo que decir:
    1. Escucha Annapurna, de la Habitación Roja.
    2. Gracias por el día en que me descubriste a Peter Bradley.
    3. Desde aquí brindo con una cerveza, la que siempre se queda, por ti, por tus letras, porque ellas también están siempre y nos salvan a más de uno.
    Abrazos entre libros y papeles, que ojalá estuvieran llenos de poesía en prosa como la tuya. Otro abrazo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres cosas tengo que decir:

      1: Una canción preciosa. Gracias por descubrirme a "La habitación roja". Queda guardada en mi lista :-)
      2: En realidad se descubrió solo, ya sabes, la música elige a quién quiere hacer bailar.
      3: Otro brindis por aquí, con esas cerveza que siempre guardo para cuando vengas.

      Besoabrazos múltiples.

      Eliminar
  12. Final apoteósico. Pero parece que el corazón es irrompible en un 100%, siempre le quedan pedazos que seguir destruyéndote. Consuélate con eso, aunque no sé si es peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez se regenera aunque creamos que no. Interesante cuestión :-)

      Un abrazote.

      Eliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.