28 de septiembre de 2014

Despedidas

Te vas de esta ciudad sin apenas despedirte, y yo te veo en la lluvia y debajo de todos los paraguas. He recorrido los últimos lugares en que estuve contigo y la memoria me ha golpeado con puño de hierro. Siguen en pie los mismos bares, los mismos árboles, casi la misma gente, pero atardece distinto y con otro olor.

No sé quitarme esta sensación de vacío ni tu voz de mi cabeza, aunque haya permanecido callado demasiado tiempo, me gritaban dentro las ganas de verte, las ganas de reír a tu lado y de convertir Madrid en un paraíso perdido, en la isla desierta que tanto soñaste con habitar y en la que te soñé tan libre como el viento, desnuda a mis ojos aunque con ropa para los demás, brillando, siempre brillando, como la estrella fugaz a la que quise pedir un deseo y nunca se me apareció.

Intuyo las razones de tu marcha, los brazos que te esperarán ansiosos, los besos al despertar cada mañana que te dará otro, y no puedo culparle por admirar lo mismo que admiro yo, aunque me gustaría gritarle al viento y decirle lo mucho que siento que el nido de tus pájaros no vaya a estar cerca del mío.

Guardaré la cicatriz que han dejado tus pasos, tu acento, lo que escribías que me tocaba tanto, pero que nunca era para mí. Me llueven dentro las emociones y me palpita la razón pero aún así guardo silencio. Una y mil veces, como si el silencio fuera a calmarme, como si existiera cura o antídoto para las despedidas.

No me salen los poemas, y me arden los dedos como nunca me han ardido antes. Quiero alunizar contra la herida y romper la luna que tantas mañanas me acompañó al trabajo y que siempre me recordaba a ti.

Te vas. Y yo me quedo. Qué importa nada ya. La ciudad grita tu nombre y me retuerzo al borde de esta grieta, de todas las grietas que me toca saltar como un felino. Ojalá fuera fácil decirte adiós, borrón y cuenta nueva. Ojalá lo fuera. Durante un tiempo sé que todas las canciones me recordarán tu ausencia. La misma ausencia en la que ahora habito y en la que nunca existió un nosotros. Aunque quise con todas mis fuerzas que existiera.

Sé que el sol saldrá otra vez al despertar y que tú lo harás lejos, de nuevo miraré a los ojos a la tristeza y los cerraré con fuerza esperando que vuelvas. La esperanza, como la ilusión de ser tu abrigo, es lo último que siempre pierdo.

Goodbye by Monika

25 Comentarios:

  1. Tus textos son una maravilla, mi enhorabuena más sincera y mi agradecimiento más profundo por compartirlo con los que paseamos un rato por este rincón...

    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar por este rincón y dejar tu huella.

      Salud!

      Eliminar
  2. Las despedidas duelen demasiado, hace falta mucho tiempo para "medio-borrar" sus huellas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto... Tan corto el amor y tan largo el olvido.

      Salud y abrazos!

      Eliminar
  3. Sin palabras.
    Lo cierto es que me ha parecido tan sencillo como emocionante, conclusión: una (triste) maravilla.

    Me dejaré caer más por aquí, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa siempre que quieras, un placer para mi que el texto te haya producido esas sensaciones.

      Salud y bienvenida.

      Eliminar
  4. "Ojalá se te acabe la mirada constante
    la palara precisa, la sonrisa perfecta.
    Ojalá pase algo que te borre de pronto
    una luz cegadora, un disparo de nieve.
    Ojalá por lo menos que me lleve la muerte
    para no verte tanto, para no verte siempre
    en todos los segundos, en todas las visiones.
    Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones"

    https://www.youtube.com/watch?v=u80ocuvZxmY

    De ojalá podemos vivir durante un tiempo, mientras curamos, porque sabemos perfectamente que hay huellas que son imposibles de borrar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Silvio, Silvio, eterna trova cubana.Durante años pensaron que era una canción dedicada a la opresión durante la dictadura de Pinochet, hasta que él mismo dijo que se la había hecho a su primer amor. Lo curioso de las interpretaciones ¿eh? Supongo que todo depende de la interpretación que le demos a ese ojalá...

      Gracias por tu comentario, siempre me haces recapacitar sobre mi propio texto.

      Abrazos!!



      Eliminar
  5. Hola de nuevo! Después de un tiempo sin aparecer por aquí, me alegra encontrarme con tus relatos, aunque ahora de desamor, pero con un mundo entero lleno de esperanza.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte por aquí de nuevo *ele. Siempre eres bienvenida.

      Hasta en el más profundo desamor quedan restos de esperanza.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  6. Y la certeza de que sólo uno de los dos sigue pensando en ese adiós nunca pronunciado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más jodido de todo...pensar que sólo va en una dirección.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Ay... las despedidas son duras. Tanto las buenas como las malas. Cuando ocurren te das cuenta de que no es el tiempo el que te cura, sino tú mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan cierto como la vida misma, el tiempo no cura nada, sólo llena de polvo los rincones hasta que un día te da por hacer limpieza y te lo encuentras todo de nuevo.

      Un abrazo, gracias por pasar siempre.

      Eliminar
  8. Las despedidas deberían estar prohibidas los meses de otoño.
    Me ha encantado. Como siempre. Un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los de primavera, verano e invierno. Prohibamos las despedidas no deseadas jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que llegue ese momento en que pierdas el abrigo y ya no importe. Tal vez no existió ese vosotros, pero en algún sitio habrá otro vosotros diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso seguro, hay cientos de puertas por abrir y caminos por andar. Daremos cuenta de todos ellos.

      Salud.

      Eliminar
  10. Bonito, duro y real.

    Me ha gustado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leire, un placer que pases por aquí a dejar tu huella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. En las despedidas, es bueno también pensar/saber que les hemos robado algo. Tiempo, saliva, miradas, fluidos... Todo eso es tuyo para siempre, y nadie te lo quita.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso también es verdad, aunque a veces cuesta ver la otra parte, supongo que todo se reduce a un ejercicio de empatía.

      Abrazos.

      Eliminar
  12. Ay... uff... me caló muy hondo este texto! Al igual que "Ausencias"
    No sé.. no tengo palabras.
    Excelentes y profundos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! un honor que te hayan calado hondo.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. AUCH!! No sé cómo pero llegué a estos textos otra vez y me dolieron más que la anterior. Los textos no mutan, son nuestros vacíos los que lo hacen...

      Eliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.