3 de mayo de 2015

Ciudades sin nombre

Camino por esta ciudad cansada esperando que las calles me devuelvan una mirada, que con el eco de mis zapatos resuene tu nombre, pero sólo hay silencio y ruido de ambulancias urgentes que transportan, quizás, un cuerpo herido que no será el mío.

Levanto la mirada y veo niños reír ajenos a la fatiga que supone pensarte siempre y a estas ganas de huir. En mi buzón sólo recibo facturas y se me acumulan las deudas de todos esos abrazos que no te doy.

Me entusiasma la idea de encontrarte en cualquier bar y decirte lo hermosa que te levantaste hoy, pero ahí está la misma camarera de siempre que ni siquiera se parece a ti. Y en esta jaula que es mi pecho un pájaro ahoga para siempre su canto.

Te escribo tratando de no pensar que hace tiempo saliste de mi vida, pero es imposible y al final te siento en cada línea que sale de mis manos, que nunca son las que rozan las tuyas.

Mantengo la esperanza del náufrago que espera que un día vengan a rescatarlo y, no sabe que tras el rescate vendrá el abismo y nadie conoce la profundidad del fondo.

La soledad lleva tu nombre, por eso ya no quiero estar solo. La compañía lleva tus apellidos, por eso ya no quiero estar con nadie. Y al final, sólo tristeza.

Regreso a mi camino, la misma ciudad cansada, el mismo ruido, el mismo corazón herido que busca en cada calle el sentido que devuelve el ritmo a su latido.

Tilted by Nuno Canha

10 Comentarios:

  1. Es que me encanta como escribes... es como una tarde de lluvia al brasero con un buen café con leche, así me haces sentir ;)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya! Fenomenal. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Tal vez algún día la ciudad vuelva a llamarse de algún modo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, Oski. Una maravilla volver a leerte.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. "Y al final, sólo tristeza."

    Qué grande y qué bonito.

    ResponderEliminar
  6. Un maravilloso y triste poema de amor a ritmo de asfalto de una ciudad sin nombre.

    Un pájaro que se ahoga en una jaula cerrada... sin más vistas al exterior que un recuerdo que lo envuelve todo y lo desnombra.

    La verdad es que el desamor te carga la pluma, Oski, deberías dejar que se aliara con la esperanza y el olvido. Un combinado estimulante.

    Un beso, poeta.

    ResponderEliminar
  7. La soledad lleva tu nombre, por eso ya no quiero estar solo. La compañía lleva tus apellidos, por eso ya no quiero estar con nadie. Y al final, sólo tristeza.

    Mira que eres capullo.

    Se me acaba de romper un poco el corazón.

    ResponderEliminar
  8. Una maravilla en la que muchos nos sentimos reflejados pero pocos lo sabéis expresar tan dolorosamente bonito.
    Un placer leerte. Siempre.

    ResponderEliminar
  9. Qué difícil cuando de nuestras manos sólo salen líneas para alguien que ya nos ha olvidado. Llegué aquí por casualidad y me quedo, me ha encantado lo que escribes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Qué musical es, sobre todo el último párrafo. A mi latido le has dado ritmo :)

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.