24 de enero de 2016

Quise ser

Como esos pájaros que te llevaban de un lado a otro. O como esas ganas de permanecer en la cama cuando amanecía a tu lado un domingo cualquiera.

Así quise ser.

También quise ser oboe o contrabajo, y formar parte de tu orquesta, tocar en todos tus teatros y sentirme parte del aplauso. Leer tu partitura e interpretarte. Sentirte en el vello que se eriza, en el estómago que se encoge, en la música que acaricia la piel.

Quise ser alma. Y religión.

Engancharte con mi idea de la vida, con mi discurso enérgico y alegre sobre esta o aquella centella. Sobre aquel planeta que perdió su órbita. Sobre aquella teoría cuántica según la cual nuestros cuerpos debían permanecer unidos el mayor tiempo posible.

Ser risa y estruendo.

Quise exprimir tus nubes y llover contigo, oler a tierra mojada, perder los zapatos y correr descalzo. Darte mi mano, paciencia y calma.

Ser agua que quita la sed.

Alimentarme a través de tu ombligo. Besar tu vientre y también tu pecho. Ser flor que adorna tu pelo.

Ser caballo de batalla.

Luchar a tu lado en todas tus guerras, lanzarme a la carga contra la desventura. Comandar tu ejército de abrazos y gritar victoria cada mañana.

Quise ser tiempo.

Detener el reloj. Evitar la despedida.

Pero fui humano.

Y perdí.

Ahora es el frío el que cubre mis aceras y mi fracaso tiene forma de estrella. Me confunden las personas y me alejo de promesas que nunca van a cumplirse. Tan sólo escribo. Como si escribir fuera a salvarme de algo. Como si algo tuviera importancia. Como si no recordase como se olvida.

Como si no quisiese no quererte tanto.

Como si fuera un pájaro que recupera las alas pero se niega a volar de nuevo.

Por si el viento no. Por si las corrientes no. Por si al final no.

Por miedo al no.

El puto no.

El puto rechazo.

El puto fracaso.

Tu puto recuerdo otra vez, asaltándome de nuevo.

The night's long journey by Cristie Henry


Si te apetece escucharme leyendo este post:

18 Comentarios:

  1. Creo que escribir nos salva muchas veces de nuestra propia cárcel, al menos nos da la llave para salir y entrar en ella cuando queramos. No sé si es bueno o malo, pero estoy segura de que no todo el mundo tiene ese poder en su mano.

    Sé que hay muchas más cosas en este texto, pero sólo quería decirte esto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, escribir es una forma de ahogar penas, siempre lo he pensado.

      Me gusta lo que has dicho y cómo lo has dicho.

      Besos!

      Eliminar
  2. Valentía y fracaso es cosa de humanos, y ambas van cogidas de la mano. Pero, como dicen, quien no arriesga no gana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amar el riesgo es también una forma de vida jajaja.

      Gracias por tus palabras. Abrazos!

      Eliminar
  3. Me encanta guapo, de verdad, como todo lo que escribes. En este escrito reconozco un toque de Ismael Serrano, en la forma de contarlo (o de escribirlo) y me encantaría oírlo si lo recitases :)

    Abrazos grandes para esas batallas que parecen perdidas pero que no siempre lo están, y también para las que si que lo están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, al final del texto puedes escucharlo recitado.

      Ismael fue referencia muchos años, supongo que ese toque tiene que notarse de algún modo en mí.

      Salud!

      Eliminar
  4. "sentirme parte del aplauso" Siempre tienes un pedacito que me parece más maravilloso que todo lo demás.

    El último pedacito es muy el virus del miedo de Ismael Serrano. Me gusta también.

    Me gusta todo. Y me gusta que en el audio, al final, se aprecie hasta cabreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su momento fue una de mis canciones favoritas pero no la tenía en mente cuando escribí esto, no obstante, mola que puedas idenficarla con algo tan hermoso.

      Salud!!! Gracias por todo!

      Eliminar
  5. No sé cómo he podido pasar tanto tiempo sin leer magia como esta. Es cierto que todo en esta vida es un aprendizaje continuo, porque cada día te superas en tu habilidad para transmitir tantísimo a través de las palabras...
    Gracias, Óscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, vengas cuando vengas siempre eres bienvenida, estas letras también te deben mucho a ti, no lo olvides!

      Salud y abrazos.

      Eliminar
  6. Bellísimo. En cada relato te superas. Como lectora me identifico con esa experiencia vital que tú sabes describir de forma tan poética. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Pilar, un honor y un placer que disfrutes de lo que escribo.

      Salud!

      Eliminar
  7. Unas palabras plenas de sentimientos y poesía... Muy bella entrada

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Tiene fuerza cuando he leído por dentro, con mi voz, pero cuando he escuchado con la tuya llega a ser hasta desgarrador. El Puto no.

    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y por escuchar :-)

      Salud!!

      Eliminar
  9. Es que era una moto con vida propia :-)

    Gracias, Oscar por haber llegado hasta mi casa en dónde eres muy bienvenido siempre que lo desees.

    Somos humanos y la escritura nos salva: hermoso tu texto y hermoso haber escuchado tu voz, leyéndolo.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por pasar Myriam :-) un placer!

    Nos leemos.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.