26 de febrero de 2017

Dentro

Ahora que camino descalzo
por las ruinas de mis propias hambres
y miro con ojos desnudos
los destrozos de una vida a medias
comienzo a entender el meteorito
y el agujero que ocasiona.

En el centro herido de mi pecho
no cesa el aguacero
y recorren mis venas
restos de batalla
una infancia rota
y labios perdidos,
el astronauta que soñé
y que no fui,
el malabarista
en que me he convertido
y que soy ahora.

La inmensidad del todo
no es suficiente
ni partir y empezar de cero
mientras el lobo siga rugiendo
y enseñando sus dientes
y no consiga acallarlo.

Habré de tomar el timón
tarde o temprano
abandonar esta tempestad
con olor a nada
y sin jardines,
tomar las riendas
y aliento.

No temer al trueno
y ser nube que choca
saber que estoy solo
en este viaje
y que no importa
haber perdido el equipaje.

Y entonces convertirme
en agua
y por fin
conseguir fluir.

Only when it's raining by Make your own reallity

NOTA: Este poema fue publicado en Murray Magazine hace más de un año y me apetecía compartirlo también aquí.

12 de febrero de 2017

Empezar un incendio

Desnudo mi alma sobre este escenario mientras me miras. Recito a lo que perdí, a lo que pude tener y no tuve, a las miserias que dejaron vacíos en mi pecho. Y pese a todo, siempre dejo un hueco a la esperanza, porque bromear sobre lo que me desampara es la mejor manera de quitarme un peso de encima, de sentirme más liviano.

Has sonreído con un rayo de sol en mitad de mi tormenta y se ha iluminado el mundo. Algo ha cambiado dentro de mí y una parte de mi alma se quedará para siempre entre estas cuatro paredes. Casi puedo ver como baila el humo de mis poemas en la sala, buscando tu abrazo, como marineros que regresaron a casa después de muchos meses mirando las estrellas en mar abierto.

Recoges con ternura lo que suelto mientras en mi pecho truenan tambores de batalla. Hoy se firma la paz en mis entrañas y me reconcilio con lo que soy.

Me ofreces bálsamo para las heridas y me emborracho pensando en todos los nombres que te conocí antes, aunque evito ponerte alguno. Brindo porque nuestros caminos se vuelvan a cruzar en algún momento, amontono las ganas de saber más de tu historia, muerdo mi lengua y me marcho sin mirar atrás.

Pasa el tiempo y regresas a mi memoria, como un oasis en el desierto en que calmar la sed. Releo mis poemas y sonrío, parece que revoloteas en ellos.

Pero de ti no se vuelve. Nunca se vuelve.

Porque te has clavado dentro. Y algo ha empezado a arder.

Can you feel the fire? by Fraanco

5 de febrero de 2017

Castillos en el aire

Ya ves,
no puedo prometerte esa vida,
casa con perro y dos niños,
porque mi lugar de origen
siempre ha sido el viento
y me aterran
las distancias cortas.

Puede que alguna noche
intercambiemos palabras exactas
que sean soplo de vida
sobre nuestra historia cansada,
que nos acaricien la piel
y las cicatrices
y nos creamos capaces
de cerrar heridas.

Que no veamos las mentiras
por miedo a la verdad
de otra derrota,
que conjuremos universos
lejanos e inexplorados
hasta que estallemos
en un big-bang infinito
y luego todo sea silencio,
ese silencio
donde aguarda todo el dolor
que nos dejaron
los recuerdos de una vida a medias
y que ahora llevamos dentro.

Pero aún tenemos tiempo,
antes de que todo se apague
seamos ahora,
con tu luz
con mi agua
y nuestra arena:
castillos en el aire
y volemos a cualquier sitio.

Tal vez esa
y solo esa,
será nuestra única victoria...

From my hands, let them fly by Kyla

NOTA: Recomiendo escuchar "Si la mezclo contigo" de Fran Fernández, ya que escribí este poema mientras escuchaba la canción y tuve el privilegio de colaborar con él en uno de sus conciertos en Libertad 8 mezclando el poema con la canción.