26 de septiembre de 2016

Cicatrices 11 y 12

11

No dejes que me muera de sed en este desierto en que te encontré por vez primera. Dame la mano cuando la locura se apodere de nosotros y salta conmigo a este vacío de arena y polvo.

No permitas que me ahogue en este vaso. No dejes que te busque en el fondo. Que escriba poemas con tu nombre. No permitas que haga promesas.

Y abrázame, pronto, que luego será tarde.

12

Si son un bálsamo tus labios, por favor, apresura ya el roce con los míos. Vamos a fundirnos en un beso largo, apasionado, como si fuera la última vez que vamos a vernos. Como si luego no pudiéramos volvernos a besar.

Deja que se fundan nuestras bocas, que salten chispas al roce de nuestras lenguas y que nos griten dentro todas esas palabras que nos dedicamos en la distancia.

Y árdeme dentro. Quémame. Y no te apagues.

Y sé esa llama que me cosquillea en el estómago.

The Vanished flame by Will

19 de septiembre de 2016

De cicatrices y volteretas

Tal vez este silencio acelere los pétalos y caiga de pronto un aguacero de belleza sobre nosotros. Quién sabe, quizás cuando el otoño tome la voz en el puente de mando de este barco a la deriva, nos bailen ballenas azules en el estómago mientras las aceras se pueblan de hojas secas.

Puede que no estemos tan lejos de cruzar juntos el cañón del Colorado de nuestros pómulos. Es posible que aceleremos justo antes del precipicio y planeemos sobre el acantilado como albatros en celo mecidos por el viento.

Veremos entonces brillar la luna sobre los edificios, de la misma forma que brillan las luciérnagas y buscaremos la conexión de una mirada que nos desnuda por dentro. Se acabarán los poemas sin punta en folios rotos; pasaremos a escribirlos con las yemas de los dedos sin que nos importe la métrica ni el ritmo.

Fluirá el amor en teatros vacíos con el telón echado. Crujirán las tablas bajo las risas y se escaparán varias vidas entre suspiros. No habrá aplausos ni última función. Nos reconoceremos de pronto entre la turba y anidarán mis dudas entre tus brazos. Me arderán como puñales entre las costillas tus sueños rotos. Seremos invierno y nevaremos sobre tus campos vacíos.

No añoraré más el tiempo que se escapa cuando forme parte de tu cuello y mis labios sean gacelas salvajes que te recorren. No sufrirás por el tiempo que se marcha cuando tus manos me dibujen como torneando el barro.

No está lejos esta puerta. Ni tampoco la ventana. No queda a años luz este salto al vacío. No resta demasiado para el vuelo que se anuncia. Espero que nos aguanten las alas, al menos hasta que esté preparado el trapecio que tendrá la suerte de contemplar nuestro último salto mortal.

Trapecista by The surreal arts

12 de septiembre de 2016

Soñadores

Tú que sueñas con ver paisajes lunares y vives con un pie fuera de la tierra. Que cada noche al cerrar los ojos te conviertes en ave y vuelas por encima de acantilados. A ti que el viento te acaricia la cara  y te besan en los labios las ráfagas y corrientes. Que abres la boca cuando piensas que el ser humano ha conseguido vencer la gravedad con un aparato volador, que siempre pides ventana y nunca pasillo y pegas la nariz al cristal para no perderte ni un solo instante del despegue, que ves como el suelo se aleja y se acerca a ti eso que siempre se te escapa entre los dedos y, que se parece tantísimo a eso que llaman felicidad.

A ti. Que nunca has sido predecible. Que tienes a mano una libreta cargada de historias, que eres capaz de ver belleza sobre un muro sucio. Que levantas puentes con piedras caídas. Que devuelves la vida a flores que se marchitaron tiempo atrás.

A ti, te tocará soportar la burla de los que sueñan más bajo que tú. De los que nunca alcanzaron una meta porque se rindieron sin empezar siquiera a correr. A ti. Te abandonará la poesía de cuatro a cinco veces al mes y no entenderás el mundo en el que vives. Te cosquillearán las manos y te palpitará el alma por no poderla vomitar sobre un papel mientras un ligero sabor a derrota se apoderará de tu paladar. Y te beberás los charcos, intentando vencer.

Al otro lado del espejo escucharás gritos, verás caras sin ojos que te gritan, estruendos, pasos.  Y querrás que pare todo.

Pero seguirás soñando.

Y en tu sueño encontrarás la fuerza que necesita el mundo para seguir girando.

The other true by Francisco Albert

NOTA: Este viernes 16 y el sábado 17 de septiembre estaré recitando en el Festival "Mediodía de Versos" en Valladolid." Más info aquí.