22 de enero de 2017

Corazón y no coraza

Sé que llevas dentro de ti los escorpiones de la ausencia. Que te aguijonean con su veneno y se alborotan si consigues ignorar su presencia. También cargas pedazos de sueños rotos, que te cortan y te desangran las entrañas. Que te hacen recordar todo lo que nunca has sido, todo lo que ya no serás.

Hay burlas antiguas en tu cabeza, risas que te impiden cruzar los abismos de la derrota, miedos, inseguridades, un terrible desierto lleno de pétalos marchitos, lágrimas y espinas que se te clavan.

Hay pájaros negros que te graznan, que te impiden volar a dónde tanto ansías, que tratan de sacarte los ojos para que no exista el desafío.

Hay árboles secos y grietas en el suelo, muchas grietas por las que caes y giras, y vuelves a caer y a girar y en las que te duermes tiritando. Y en las que no quieres que entre nunca nadie.

Pero no olvides que también tienes un corazón. Que late, que siente, que sueña, que sabe que no hay grito más amargo que el que nunca rasga tu garganta y se queda dentro. Que hace temblar los cimientos de lo que eres.

Un corazón que te dice que tú también eres luz. Que todo pasa. Que ya nada es como fue y que no sirve de mucho mantener las viejas armaduras que tanto pesan. Y que te lastran. Y corres aunque duele. Mueves las piernas con todas tus fuerzas. Aleteas. Te alejas de lo oscuro, y buscas colorear cada momento, llenarte de vida. Aunque no lo veas, aunque todavía no seas capaz de sentirlo así.

Y fluyes, siempre has fluido como el agua, siempre has sido una gota en movimiento que un día salió del océano y cambió de estado,  que volverá al mar cuando lo necesite. Cuando necesite ser otra vez parte del todo.

Te observo desde mi galaxia en movimiento. Desde mi pequeño planeta azul. Y sonrío, porque dejas vida en todo lo que tocas, porque enciendes las estrellas que otros apagan.

Y aunque tú no lo sepas, es eso y sólo eso lo que necesitas: corazón y no coraza, para salvarte y salvarnos de todas y cada una de las guerras del mundo.

Dancing in the rain by Olga Zervou


NOTA: El miércoles 25 de Enero estaré presentado mi poemario "Pasaporte" en Valladolid. Más info aquí.

5 Comentarios:

  1. A veces es necesaria esa coraza, ya sea por pequeña y dulce o por herida y dolida. Como sea, Benedetti y tú expresáis un mismo deseo que a veces es más un imposible. Pero por probar...

    ResponderEliminar
  2. "Y aunque tú no lo sepas, es eso y sólo eso lo que necesitas: corazón y no coraza, para salvarte y salvarnos de todas y cada una de las guerras del mundo."

    WOOOW. Me ha encantado, Oscar. Me quedo por aquí leyéndote.

    Un abrazo,
    P.

    ResponderEliminar
  3. "Y aunque tú no lo sepas, es eso y sólo eso lo que necesitas: corazón y no coraza, para salvarte y salvarnos de todas y cada una de las guerras del mundo."

    WOOOW. Me ha encantado, Oscar. Me quedo por aquí leyéndote.

    Un abrazo,
    P.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que cae esa coraza, el corazón se daña... Por más que no quiera, necesito la coraza.... Un abrazo, Poeta 😘

    ResponderEliminar
  5. Porque cuando te rompen el corazón luego te pones para protegerte una coraza, pero sos latidos en esta vida viviendo emociones.

    Felicitaciones por la presentación de tu poemario.

    Un beso.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.