10 de abril de 2017

Nadie

No sé qué será de nosotros si mañana vinieran los guardianes del tiempo a cobrarse la factura de los días felices y nos sorprendieran desprevenidos, bailando como locos sin paraguas bajo una lluvia infinita de estrellas

Sobre qué viga se mantendrán firmes tus alas si no es el viento el que sostiene tu risa. A qué altura cuelgan los globos de la alegría. Cuánto pesa un corazón con una bala en la recámara.

Dime cómo se alumbra sin foco ni velas, si a cada rato el pasado nos retiene en la aduana del fracaso y nos requisa el equipaje. Cómo puedo hacer crecer flores en los jardines por los que alguien esparció sal.

En qué avenidas daremos muerte a la tristeza, al vacío que siempre nos acompaña. En qué ciudad aterrizaremos sin temor a las grietas de la herida.

Necesito aprender, pequeño girasol, a amar el calor sin miedo a las heladas. A sacar el clavo que oculta mi tormenta. Sanar la ausencia. Aprender a despedirme. Reencontrarme con el niño que escapó del caos y que ahora se burla de mi sombra.

Y sólo así querer todos mis azules. Navegar la incertidumbre sin anticipar el naufragio.

Y conseguir salvarnos de nosotros mismos.

A Peter Pan by elEstela

1 Comentarios:

  1. Oye, Sejas: me gusta un huevo y medio. El otro medio para cuando te lea más. Un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.