23 de septiembre de 2013

Amanece que no es poco

Siempre pensé que el mundo iba a terminar el día que dijeras basta, que no iba a ser capaz de encontrar a nadie que pudiera ofrecerme una milésima parte de lo que tú me dabas cuando me sentaba a tu lado y me perdía en tu mirada. Y sin embargo ya han pasado varios años de tu partida y el sol sigue saliendo cada día.

Lo admito, no fue fácil aceptar que ya no esperabas mis llamadas y que tu lado de la cama había quedado vacante por tiempo indefinido, hice como que no me importaba y, en cierto sentido, seguí viviendo como si nada aunque todos los remolinos del mundo se agitaran en mi interior.

Fue una condena tratar de abrazar un recuerdo que se alejaba inexorable mientras otras me besaban y un error tratar de buscarte en otros cuerpos. ¿Pero qué iba a hacer? ¿Aceptar que te habías ido sin más? No. Mi orgullo lo podía todo. Y lo mataba.

Sin darme cuenta conocí la apatía. Nadie era capaz de conmoverme ni de hacerme sonreír. Hasta salir de casa dolía porque sabía que al volver no estarías esperándome. Me arrepiento de las historias que pudieron ser y no fueron porque me negaba a aceptar que el cuento había terminado. Me arrepiento de los corazones que partí porque el mío estaba tan roto que hasta dudaba de que alguna vez hubiera estado ahí. Se me quedaron dentro todos los silencios que hacían cosquillear mis dedos. Hasta llegué a arrepentirme de haberte conocido. Hoy sé que eso también fue un error porque todo lo que vivimos acaba convirtiéndonos en lo que somos.

No te odio. No puedo sentir odio a pesar de que apagaras la luz al salir y yo no fuera capaz de encontrar el interruptor. En cierto modo soy ahora más fuerte y eso siempre es de agradecer. Pero una cosa me quedó pendiente: ojalá me hubieras devuelto todos los abrazos que te di y que tanto necesité cuando te fuiste, pero de eso también saqué una lección: mejor que regalar las alas a alguien es enseñarle a volar.

Por suerte a mí no se me ha olvidado. Quizás anduve un tiempo perdido y mirando el cielo nostálgico sin atreverme a levantar los pies del suelo, pero es hermoso saber que con sólo extender los brazos tienes infinidad de posibilidades a tu alrededor. Una cantidad inconmensurable de sueños para usarlos de combustible.

Supongo que antes sólo me mantenía vivo. Ahora sé lo que es vivir.

Imagen: "Amanece un nuevo día" by Charlieest

NOTA: He vuelto con ganas renovadas y un nuevo diseño en el blog que me ha llevado varios días de trabajo intensivo con el código y photoshop. Me he dejado los ojos, pero creo que el resultado merece la pena. Tras unos meses de parón me siento desentrenado y casi echo el pulmón en el segundo párrafo. Poco a poco volveré a coger el ritmo. Quería dar las gracias especialmente a Mar Argüello por prestarme amablemente una de sus maravillosas fotos con la cual he podido crear la cabecera de este blog. Y gracias a todos vosotros por "forzar" mi vuelta, casi me hacéis llorar con vuestros comentarios en la entrada anterior, menos mal que soy un tipo duro.

21 Comentarios:

  1. Me alegra tu vuelta. Mucho :)

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que vuelvas. Y que grande tu entrada de vuelta. He sentido que te habías metido en mi mente y habías sido capaz de escribir pensamientos que pasaron por mi cabeza y que no me atrevo a sacar.

    ResponderEliminar
  3. A veces viene bien in parón para volver con las energías renovadas y en tu caso se ha cumplido por partida doble: precioso el relato que nos traes con final esperanzador y la página del blog te ha quedado de lo más atractiva.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido. Lo que más me gusta de todo, a parte de la foto y del texto que me flipan, es tu vuelta. :)
    Cada vez estoy mas convencida de que de vez en cuando hay que parar para saber donde nos encontramos y a partir de ahi, ser capaz de volver a andar, o a volar ( segun capacidades).
    un beso y cuidate!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, chico duro, a la mayoría de las chicas nos gustan los chicos duros con el corazón tierno, y de eso, de corazón tierno has dejado una bella muestra en este escrito. Delicioso.

    Mejor dejar y que te dejen a no haber amado nunca de verdad. Si vamos con eso por delante no hay odios ni rencores, sólo nos quedamos con la parte "nutritiva" del amor.

    El blog te ha quedado muy chulo, Oski, con un aíre romántico que le va mucho a tus relatos.

    Muchas gracias por todos tus comentarios, Oski, has vuelto con mucha energía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que el trabajazo que te has metido con el blog se nota, está francamente genial.

    En cuanto al relato, creo que refleja perfectamente el ciclo desde la ruptura hasta la aceptación. Fantástico.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Llorando estoy yo porque has vuelto. Me encanta el nuevo diseño. Ya puedes volver a ponerte los ojos en sus cuencas porque te ha quedado de escándalo. Claro que le ojo fotográfico de Mar ayuda mucho ;)

    "Ahora sé lo que es vivir". Porque a veces necesitamos que nuestra vida de un giro con doble tirabuzón de 360 grados para aprender a vivir.

    Qué bueno tenerte de vuelta batatijo!

    HD :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la renovación del blog!! Además tiene color (que el otro era muy apagado) y un mapa mundi. Que bien que hayas vuelto. Es genial volver a leerte! ;)
    Siempre debemos acordarnos de los buenos momentos porque si sólo viviésemos de los malos nuestra alma explotaría de resentimiento.

    Un abrazo grande !

    ResponderEliminar
  9. ¡Has vuelto! ¡Qué ilusión!
    Muchas gracias por haberte seguido pasando por mi blog durante este tiempo que has estado 'inactivo', no sería nada sin tus comentarios.
    Me encanta tenerte de vuelta y poder volver a leer tus reflexiones y tus relatos.
    Si has aprendido a dejar al orgullo a un lado -con lo que cuesta- y vivir, eso es más que suficiente para seguir.
    Ánimo y un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  10. Amanece y además en otoño, es un tiempo ideal para escribir y sacar todo lo que tenemos dentro, así que adelante.
    Bienvenido de nuevo!
    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la nueva imagen del blog y sobre todo me encanta que hayas vuelto...Tu entrada me ha hecho pensar, gracias....
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Para mi no te habías ido, sólo estabas cogiendo carrerilla para poder saltar cualquier bache que se pusiera en el camino. Y bueno, creo que ya es hora de empezar a correr.

    Me encanta el nuevo aspecto del blog. La verdad, así dan ganas de currarselo uno.

    El texto, una delicia, como siempre.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  13. ¡Ji,ji,ji!

    Tengo que decir que me ha encantado :D Es la entrada que más me ha gustado de ti, de todas las que he leído.

    Qué tristes historias nos obligan a veces a vivir los amores no correspondidos, pero me ha gustado mucho. Incluso hay aspectos filosóficos en el texto, que invitan a reflexionar, como eso de las alas. Sublime :)

    Un saludito :)

    ResponderEliminar
  14. Me alegra tu vuelta y tus energías renovadas (el relato no podía ser más adecuado para una nueva etapa).

    Además del nuevo diseño, efectivamente mereció la pena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. No te vuelvas a ir!

    Precioso texto ya se echaba de menos.. Y el nuevo estilo de blog genial!!

    ResponderEliminar
  16. Te ha quedado muy chulo el nuevo formato. Y sí, esto lleva un curro que no lo sabe nadie, salvo el que lo hace.

    Buen relato ¿autobiográfico?, además. Como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Un texto que se presta para relanzar el espacio, soy otro de los que se alegran, hace falta más arte.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  18. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  19. Holaa camarada!!
    Que fuerza y energía transmites, me alegro mucho de que vuelvas pero sobre todo de que tú creas que puedes, de tu determinación, no de ahora, sino seguro que en pleno dominio de la apatía y desidia ya la resistencia movía sus hilos en la clandestinidad, y llegada la hora la rebelión era ya imparable!

    Bienvenido!!

    Un abrazo fren

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.