16 de julio de 2007

Tan lejos y tan cerca

La fábrica de sueños cerró por vacaciones. Fue justo en el momento en que te fuiste, en que despegaba tu avión. Yo quería viajar escondido en tu equipaje, plegado entre tu ropa, formando parte de su olor.

Pero llegué tarde una vez más, perdí el tren de mis recuerdos y la caja en que guardaba tus fotos salió ardiendo de entre mis manos. El avión en que viajabas ascendía lentamente mientras yo descendía poco a poco a un pozo al que hacía tiempo no acudía. A veces me gusta ver la vida desde abajo y escuchar el eco de las dudas al caer, de los miedos rebotando, lágrimas que salen de la nada.

Después de observar un buen rato decido salir a recorrer Madrid de noche pero las farolas no brillan tanto, los coches hacen mucho más ruido y aunque el termómetro marque 39 grados y arda el asfalto tengo frío, mucho frío, y no estás tú para abrazarme. Entro al Búho Real y Pablo Ager canta "Gilda", ¿te acuerdas de esa canción?, ¿cómo olvidarla?, cuando me la cantabas al oído mientras acostados me abrazabas, ojalá hubieras estado allí conmigo, me habrías achuchado y susurrado al oído aquella estrofa de "...esta noche el amor va disfrazado de sirena, creo que me he vuelto a enamorar un poco..."

Salgo del "Búho" con una sonrisa en la cara, acordándome a cada paso de ti, viendo tu cara en cada rincón de luz. Cojo el coche para volver a casa y me faltas tú al lado manipulando la radio y besándome cada vez que paro en un semáforo. Te echo de menos mucho más de lo que habría imaginado, la distancia ésta vez sólo es secundaria, lo que más me duele es no poder escuchar tu voz cada día, abrazarte y hacerte estallar a carcajadas con mis bombardeos de cosquillas.

Se me hace raro y díficil pasar las horas sin ti, no poder contarte las anécdotas al volante mientras voy a verte y que tú me digas "la M-40 está llena de Fitipaldis". Se me hace raro no pasear a tu lado, que me cojas la mano y que el mundo se parase a nuestro alrededor. Ahora todo fluye a una velocidad vertiginosa, los coches vuelan, la gente corre, pero para mi el tiempo se detuvo el día que te fuiste y mi reloj no quiere funcionar.

Sé que volverás pronto, que solo estamos separados temporalmente, pero se me hace cuesta arriba, porque te necesito mucho más
de lo humanamente imaginable. He descubierto que no sé hacer nada sin ti, o mejor, no quiero hacer nada sin ti.

Porque te quiero y no sé como decirte que cuando te marchas la altura de la atmósfera desciende un poquito.


31 Comentarios:

  1. QUE HERMOSO, QUE INMENSO ESE AMOR QUE INVADE MADRID Y ENTRISTECE ANTE SU AUSENCIA...ME ENCANTA TU RELATO!!!besos desde este lado del mundo...!!

    ResponderEliminar
  2. Llego aqui desde un cuaderno que suelo pasar, un honor poner banda sonora a un momento de tu vida.

    Se agradece el apoyo, sobre todo en los conciertos. Un saludo para el gaitero, otro para ti, para los demas y por supuesto para tu "gilda"

    Un abrazo y gracias
    Pablo Ager

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Venía esperando una balada del lago, pero me he quedado igualmente encantado con esta balada de amor. Ese estilo tuyo de escribir, de hacer que la historia se construya de pequeños detalles que la dan vida propia es fabuloso ¡Si hasta yo la he echado de menos!

    Un abrazo,

    Pedro.

    ResponderEliminar
  5. Jo, oski, eres malo!!!!
    Naaaaaaaaaa es que me has abierto un poquito una herida en el corazón de tanto amor que rezuma este relato tuyo.

    Me encanta sobre todo la última frase, es fantástica. "Cuando te marchas la altura de la atmósfera desciende un poquito", magistral.

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Chiquillo!!! que grato es poder leerte, se puede sentir tu corazón en cada frase...

    Que barbaro!!!....un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Te diría, como cada semana, que es un relato muy bueno, que me impacta y me tiene totalmente enganchada tu forma de escribir, etc. Pero en esta ocasión nada de eso vale...
    Lo que sí que te voy a reconocer es que ayer me lo describiste a la perfeccción, pero claro... sólo tú podías ser capaz de describirlo así...
    Sabes que incluso te pedí permiso para "nombrarte" en el Flog (y era por algo bueno -será porque de tí hacia mí sólo salen cosas buenas...-), pero en este caso... no pediría permiso. Si supiese una dirección, imprimiría y mandaría esto por correro... aunque te enfadases conmigo por hacerlo...

    P.D. Aquí te dejo algunos lagrimones, a cambio de los que tú dices que te hice soltar ayer con mi relato... aunque no creo que fuesen tan gordos como estos míos!!

    Besos, aplausos, flores y todo lo bueno del mundo para ti niño!!

    ResponderEliminar
  8. jou...si que estás triste, pero mira el lado bueno (siempre lo hay), tdo lo que te pasa, lo has logrado canalizar para escribir esto...
    supongo que era sólo un deshaogo...

    un buen y melancólico relato, con algunas frases muy buenas, estoy con Carabiru en destacar esa última.

    un abrazo, y animos
    Darka.

    ResponderEliminar
  9. ¡Me gusta tu relato de esta semana!, lleno de nostálgico amor en Madrid, pero... ¿no nos dejarás con la cosa del halcón del lago así?. ¿Eh?.

    Salu2. :)

    ResponderEliminar
  10. Hola Oski:¿No te sirve de consuelo que esté nuevamente por acá?
    Ahora y fuera de broma, qué pedazo de declaración de amor!!! has logrado, como dice Pedro, que hasta uno extrañe a esa niña.
    Te contaré algo. Mi padre decía que, las cortas distancias, avivan la llama, las largas la apagan.
    Creo que, lo que sientes, más que frio, es un fuego abrazador.
    Cuando tu chica esté de regreso, que tome mucha agua: el calor de tu amor puede que la deshidrate.
    Oski, para este veterano, leerte, ha sido un festejo por saber que tu corazón tiene a quien amar. No estés triste, abriga eso que sentís, y disfruta de saber que está allí, latiendo, y aguardando su regreso.

    Con mi abrazo desde el sur, te dejo unas gracias inmensas por acompañarme en mi convalescenia. Por hacerme saber que estabas ahí.

    Ricardo

    ResponderEliminar
  11. Ánimo oski, seguro que esta separación temporal será para el bien de ambos, porque el reencuentro será maravilloso y tendrán más deseo todavía de estar juntos. Un abrazo de ánimo, aunque sé que no sirve para subir la temperatura...

    ResponderEliminar
  12. yo si que me hubiera metido en esa maleta como fuera me hubiera disfrazado de cremallera tal vez

    ResponderEliminar
  13. He tenido que limpiar mis lágrimas para poder dejarte esta huella sin problemas...

    No sé si será porque todo nos recuerda a quien amamos o porque mi amor vive demasiado lejos de mi como para no sentir su asencia cada día... solo sé que he ahogado mis lágrimas en cada palabra.

    El 11 de agosto le tendré aquí y soy feliz por eso, pero el 19 cogerá un avión que le llevará a cruzar el inmenso atlántico que se empeña en separar dos cuerpos y un alma y "yo descendía poco a poco a un pozo al que hacía tiempo no acudía. A veces me gusta ver la vida desde abajo y escuchar el eco de las dudas al caer, de los miedos rebotando, lágrimas que salen de la nada."

    Y tienes razón, a pesar de los 39 grados, hace frío, mucho frío cuando no hay quien te abrace,las farolas brillan menos, en mi caso Barcelona será la que me acompañe por las solitarias noches después de su partida.

    Espero que tu cuento no sea tan real para ti como lo ha sido para mi.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bonitooooooo!
    ¿va dedicado a alguien de verdad? ¡pero qué bonito! ¡qué bonito! ¡qué bonitoooo! no se me ocurre nada más pero es que me ha encantado...
    un besazo de fresas!!

    ResponderEliminar
  15. Sabes de sobra que soy mi más severa crítica a la hora de dejar mi huella impresa y me falta inspiración últimamente; no sé dónde he dejado mi pequeño cofre de estrellas fugaces para dotar las simples manchas de tinta de sentimiento y profundidad, pero haré lo que esté en mi mano.
    Me ha emocionado tu forma de hablar de los momentos más ordinarios de nuestra relación, esos pequeños detalles que por simples y cotidianos suelen pasarnos inadvertidos, y que confeccionan todo un mosaico de cariño. Gracias por hacerme recordarlos ahora que estoy tan lejos de mi hogar, tan lejos de tus brazos. Estas letras son un gran consuelo y me provocan cómplices sonrisas, que estoy segura de que compartes conmigo al leerlas.
    Mi cielo, no conozco las palabras para agradecerte tanto amor y tanta dedicación por tu parte, tanta paciencia y tantas risas. Espero que aún así, sepas apreciar que este puñado de líneas son la única réplica que soy capaz de darte aunque quisiera hacerlo mejor; "quisiera ser perfecta sólo porque tú te lo mereces". Te amo.

    Sandra

    ResponderEliminar
  16. Buenas!!

    A pesar de lo que te he dicho por el messenger, y del estado, como a cabezona no me gana nadie yo quería dejar constancia.

    No voy a buscar palabras, ni a pensar en ornamentaciones, ni nada de eso, asique me tienes que disculpar. Sólo que me he pasado, he leído, y te puedes imaginar el efecto al día de hoy.

    Y tambien aprovecho, una vez mas, gracias.

    Me voy a contar sapos...

    ResponderEliminar
  17. muy lindo escrito... para mi gusto, una historia desesperante de un romántico suicida. personalmente no me gustan esos amores tan necesitados, tan posesivos... también decirte que seguro que como canción queda estupenda.
    pd.hace como mil años que no voy al buho. no solía ir mucho, pero alguna vez me acercaba a ver algún conciertillo..

    un saludo

    ResponderEliminar
  18. Joder Oski... quién no lloraría con esta declaración de amor?? Has descrito perfectamente lo que es echar de menos a una persona, echarla muchísimo de menos!! Hay amor en cada letra y mucho sentimiento, la verdad es que me has dejado bastante ñoño jejeje.

    Me ha gustado mucho, mucho. Dicen que a mi se me da bien escribir sobre el amor... pero tu me has robado el puesto jajaja. Y es que cuando uno escucha el corazón, las palabras se escriben solas.

    Un fuerte abrazo y otros mil riffs vertiginosos y muy afinanados jajaja ;)

    ResponderEliminar
  19. Bueeeeno, que pasa?? Hombre, despues de todo lo que habeis pasado esto no es nada, solo es un peuqeño parentesis de tiempo dentro de una gran historia de amor.
    Tu cuando estes tristes y la eches de menos, piensa en el re-encuentro que os vais a dar en poco tiempo, jejeje

    Besazos!!

    ResponderEliminar
  20. Me he quedado alucinada, describes a la perfección lo que es echar de menos...no sabes lo que he llorado hoy contigo, no sabes lo que me está costando dejarte el comentario. Genial Oski, no puedo decirte nada más.
    Un abrazo
    Pd. tienes razón es demasiado tópico, pero es más que suficiente. Muchas muchas gracias, de verdad :)

    ResponderEliminar
  21. Sientes vacío. Sientes ausencia. ¿Y si volcamos ese vacío para que caiga la ausencia y dejamos dentro solamente los aromas, el recuerdo de una sonrisa, el eco de una voz...? Tal vez así seamos capaces de sentir solo lo bueno... ¿trato hecho?

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola ni�o marmota!

    Un relato con fuerza, muy �ntimo y tambi�n diferente a lo que normalmente veo escrito en tu blog.

    Me quedo con una frase..."A veces me gusta ver la vida desde abajo y escuchar el eco de las dudas al caer, de los miedos rebotando..."

    Hasta la pr�xima!

    Por cierto...me ha picado el gusanillo de la curiosidad al ver entrando en tu perfil que tienes mi misma edad y tambi�n eres acuario...cuando los cumples? (lo digo porque ya conozco a dos personas con misma edad y que cumplen justo el mismo d�a...ya ser�a mucha casualidad que conociera a un tercero)

    ResponderEliminar
  23. si no fuera porque ando "depresivo" me pondría al haber leído esto. pero como ya voy así... he tenido una sensación parecida a cuando te dan un pellizco, pero este en el corazón. El final ha hecho que esas espinitas se me claven aún más. Increible. Gracias.

    ResponderEliminar
  24. precioso, sinceramente...
    cuando escribes este tipo de historias es muy complicado ponerte pegas... emanas una gran sensibilidad, y nosotros tenemos suerte de compartirla... aunque sea solo a traves de tu blog.
    un beso bien grande Oski

    ResponderEliminar
  25. yo no la hubiera dejado subir a esa avion sola.. aunque quizas es para que la proxima vez ni siquiera la dejes subierse a el..

    besos

    ResponderEliminar
  26. Descubres, permites que nuestos ojos penetren a traves de tus palabras en esos momentos en que no se desea a nadie alrededor,en que se busca pero no se encuentra,en que todo carece de atracción,insensible entorno en donde los recuerdos son la única isla en donde refugiarse.
    Enhorabuena por un muy buen texto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Llegué de casualidad a tu blog. Soy una intrusa que leyó tu texto y la verdad es que me gustó, no por la forma, sino por la interpretación y el fondo.

    La distancia que se crea cuando extrañamos a alguien permanece constate si uno se queda inmóvil, mientras que el otro avanza y va dejando recuerdos en el camino...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. Llegué de casualidad a tu blog. Soy una intrusa que leyó tu texto y la verdad es que me gustó, no por la forma, sino por la interpretación y el fondo.

    La distancia que se crea cuando extrañamos a alguien permanece constate si uno se queda inmóvil, mientras que el otro avanza y va dejando recuerdos en el camino...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Me ha encantado. Destila una gran sensibilidad y es muy poético. De todo lo que te he leído, es el escrito que más me ha gustado.

    Felicidades;)

    Mun

    ResponderEliminar

¿Qué te ha sugerido lo que has leído? ¿Quieres aclarar algún punto? Añade lo que quieras, siéntete libre.